Mantener la residencia si te divorcias de un español siendo ciudadano extranjero

Antes de comenzar con el artículo de hoy, cabe señalar que ante cualquier necesidad de realizar una homologación de divorcios extranjeros puedes hacernos llegar tu consulta y te ayudaremos.
Ahora sí, procederemos a hablar de lo que ocurre con el derecho a residencia si eres de un país extranjero y quieres divorciarte de un español.

Divorcio entre un extranjero y un español

Para mantener la residencia es necesario comunicar a la autoridad competente sobre el divorcio. Cuando se notifica la sentencia de divorcio, el cónyuge extranjero tendrá hasta tres meses desde el momento de la notificación para acudir a la oficina de extranjería para que se le mantengan los derechos de la tarjeta comunitaria.

En el caso de que el divorcio tenga lugar en un país fuera de España, pero se desea que los efectos del divorcio sean en España, será necesario homologar el divorcio. Salvo en circunstancias especiales, el cónyuge extranjero debe tramitar un cambio de su situación familiar de residente comunitario a una autorización de extranjero.

Si el cónyuge extranjero ya ha estado viviendo en España durante más de cinco años, la autorización de residencia será del tipo “larga duración”, mientras que si ha estado viviendo en España menos tiempo, la autorización de residencia será temporal y puede estar vinculada a la obtención de un contrato laboral o no, pero si es sin contrato o alta en la Seguridad Social, deberá justificarse que se cuenta con una situación económica que permite la cobertura sanitaria.