Exequátur y adopción

Son numerosos los casos es lo que a una persona le interesa la ejecución y el reconocimiento de una sentencia que se ha dictado fuera de su país. Algunas de las situaciones más comunes son divorcios, pago de pensiones de alimentos, cumplimiento de régimen de visitas y adopciones que se han realizado en el extranjero. En este último supuesto puede ser necesario recurrir al procedimiento conocido como exequátur en España.

Reconocimiento de adopciones

Es importante matizar que el procedimiento que se debe seguir para la ejecución y el reconocimiento de una sentencia extranjera va a variar. Esto va a depender si la sentencia ha sido dictada por un tribunal de un estado perteneciente a la Unión Europea o si ha sido dictada por un tribunal de un país que no pertenece a la misma, es decir, extracomunitario.

Si la sentencia la hubiera dictado cualquier tribunal de un país comunitario, tendrá una validez directa en cualquier país perteneciente a la Unión Europea. En este caso no será necesario un reconocimiento previo ni tampoco recurrir a ningún procedimiento para llevar a cabo su ejecución.

Por el contrario, las sentencias que se han dictado en tribunales de países extracomunitarios, al no existir un tratado o acuerdo internacional que esté en vigor entre dicho país y España, la homologación de la sentencia tendrá que realizarse mediante exequátur. Para ello, es preceptiva la intervención de un abogado y de un procurador.

Si la adopción se ha llevado a cabo en algún país no perteneciente a la Unión Europea será necesario recurrir a esta figura jurídica y aportar toda la documentación requerida por los profesionales como la copia de la sentencia de la adopción, el certificado de nacimiento apostillado, entre otros.