El reconocimiento de sentencias de divorcio extranjeras en España

El procedimiento exequátur en España es un procedimiento que se realiza para que se puedan reconocer aquellas sentencias extranjeras en el territorio nacional. Para ello, es imprescindible que se compruebe que dichas sentencias cumplen con los requisitos para su correspondiente homologación en España.

Regulación de las normas de la Unión Europa y los tratados internacionales

En el procedimiento exequátur, un juzgado o tribunal competente es el que se encarga de homologar una sentencia extranjera. Este se encuentra regulado tanto por las normas de la Unión Europea como por los tratados internacionales de los que España forme parte.

Además, también se regula en la Ley 29/2015, de 30 de julio, de Cooperación Jurídica Internacional, mediante la cual, el reconocimiento de una sentencia de divorcio de otro país tiene una serie de efectos:

  • Registral: En el momento que la sentencia de divorcio sea debidamente homologada y reconocida por los tribunales españoles, se procederá a la inscripción del divorcio o separación, en el Registro Civil que corresponda.
  • Cosa juzgada: Cuando se haya reconocido, se imposibilita que otro juzgado pueda decidir sobre el mismo asunto. De esta forma no se puede reconocer de nuevo una nulidad, divorcio o separación judicial que ya fue resuelto por un tribunal fuera del territorio nacional.
  • Constitutivo: Al ser inscrita en el Registro Civil, la sentencia de divorcio llevada a cabo en el extranjero, tiene efectos jurídicos frente a terceros en España.
Para que una sentencia de divorcio extranjera sea reconocida en España debe ser firme, sin recursos pendientes, y estar debidamente legalizada.