¿Cómo se pueden divorciar los extranjeros en España?

En España es posible separarse de manera legal y también separarse siendo los dos cónyuges extranjeros, es decir, que no tienen nacionalidad española, y también en el caso de que lo sea solamente uno de ellos. Es totalmente indiferente que tengan carácter de comunitarios o no lo tengan. Pero, en cualquier caso, lo mejor es acudir a un abogado para divorcio de extranjeros.

¿Cómo puede ser el divorcio de extranjeros en España?

El divorcio de extranjeros en España puede ser de mutuo acuerdo o no, es decir, contencioso. Si es de mutuo acuerdo, para poder divorciarse uno de los requisitos es que uno de los dos miembros de la expareja sea español y resida en nuestro país. En el caso de que los dos fuesen extranjeros deberían residir ambos en España. Para ello se necesita un certificado de residencia que se acredita de manera muy sencilla con el empadronamiento. No es necesario ni siquiera que la residencia sea por un determinado período de tiempo, sino que será suficiente con que se pueda acreditar en el momento de la presentación.

En el caso de un divorcio contencioso, lo más importante, más que la propia nacionalidad, va a ser el domicilio del demandado. De esta manera, si la persona a la que se le presenta la demanda de divorcio, aunque sea extranjero, reside en España, el divorcio se podrá presentar ante los juzgados del país. En el caso de que uno de los dos cónyuges residiera fuera, un abogado especializado puede facilitar los trámites para que solamente tenga que desplazarse en una única ocasión, o incluso que no sea necesario acudir gracias a un poder en el consulado español del país en el que resida a favor del procurador.