¿Cómo homologar un divorcio extranjero en España?

La homologación de divorcios extranjeros en España dependerá básicamente de si la sentencia que se desea reconocer y ejecutar proviene de un Tribunal de un país miembro de la Unión Europea o de un país extracomunitario.

País de la Unión Europea o extracomunitario

La homologación de divorcios extranjeros en España es clave si se desean evitar problemas relacionados con la residencia de los hijos o las futuras decisiones que sobre ellos deban tomarse. Además, es muy importante para poder reclamar desde España las pensiones en caso de impagos.

Si la sentencia procede de un país miembro de la Unión Europea, todo se simplifica bastante. Cualquier resolución dictada por un Tribunal de un país comunitario tiene validez directa en nuestro país. Pero todo cambia si se trata de un país fuera de la Comunidad Europea.

En primer lugar, habría que comprobar si existe algún acuerdo o tratado internacional vigente entre el país extracomunitario y España. De ser así, la homologación de divorcios extranjeros sería más sencilla. De lo contrario, hay que iniciar el proceso de exequátur a través de un abogado y un procurador.

Dicho proceso debe tramitarse ante el Juzgado de Primera Instancia del domicilio de la parte frente a la que se solicita el reconocimiento o ejecución. Allí habrá que aportar el documento original de la resolución extranjera y su traducción jurada en caso de que no esté en español.

Si la resolución fue dictada sin que la parte demandada participara en el proceso, hay que aportar también el documento que acredite que el demandado recibió la cédula de citación.